Laura, la ligona sobre Tinder en silla sobre ruedas que rompe tabГєes sexuales

Laura Gehlhaar lo goza de simple para ligar. Por lo menos mismamente ha sido inclusive que ha querido como consecuencia de aplicaciones como Tinder. Hace dos veranos se abrió una cuenta en esa red de contactos y no ha transpirado a esta mujer rubia sobre ojos claros no le faltaron candidatos con los que citarse. Corrían las días sobre estío sobre 2014 desplazándolo hacia el pelo su ritmo de encuentros con varones era, según conviene en calificarlo, “industrial”.

“Veía a 2 o tres varones por semana, vi, de veras, a bastantes hombres”, cuenta a EL ESPAÑOL esta mozo escritora alemana nacida realiza 34 años de vida en Düsseldorf y afincada en Berlín desde hace casi la decenio. Realizar utilizo así de Tinder no resulta magnifico. Tampoco puede parecer extraño en la chica de innegable atractivo como Gehlhaar. Sin embargo, ella se ha convertido en pocas semanas en la voz alemana de los que reivindican normalidad frente al rechazo que muchos aún experimentan al verse confrontados a alguien que, igual que la novia, va en silla sobre ruedas.

A Gehlhaal la sentaron en una silla sobre ruedas a los 22 aГ±os porque la indisposiciГіn muscular le impedГ­a mantenerse sobre pata

Sus extremidades inferiores dejaron sobre sujetar su lastre. La musculatura sobre su espalda tambiГ©n https://besthookupwebsites.org/es/swipe-review/ se ha debilitado. Caminar erguida se le terminГі realizando inviable.

Gehlhaar, en las días sobre ligues en Tinder, aplicación con la que terminó encontrando a su actual novio –lleva debido a con él dos años–, observó cómo su discapacidad se convirtió en una suerte sobre “filtro”. “La gente que me respondía en Tinder lo hacía por motivo de que Claro que les causaría un resultado cierto, porque en mi perfil yo tenía una forma en la que se me veía en silla de ruedas, seguramente había muchos que nunca me decían nada porque no querrían discapacidad en las vidas”, expone esta mozo.

A su ver, esa foto suya en silla de ruedas le permitió conocer a “mucha publico buena”. Le cuesta rememorar citas que salieran efectivamente mal. En caso de que eso ocurría, el fiasco se producía porque “a veces, en lo cual de las citas en Tinder, sencillamente pasa que acabas con la sujeto que, debido a que sea, a las cinco min., te realiza preguntarte qué hago acá?”, abunda Gehlhaar.

SEXUALIDAD EN SILLA DE RUEDAS

La novia es bastante sabedor de que muchos de los miembros masculinos que estaban en la red que podían interesarse por ella podrían transformarse con facilidad en la desencanto. “Me llevó escaso lapso desplazándolo hacia el pelo un escaso más de citas con varones hallar el itinerario considerado en la jungla de las citas. En un momento hexaedro, dejé de dejarme escoger por chicos que sólo me verían como un ví­a para alcanzar a una vivencia sexual exótica”, señalaba Gehlhaar en una fresco entrada sobre su blog.

En esa pГЎgina web y un ejemplar suyo de actual publicaciГіn en Alemania, Gehlhaar cuenta las vivencias en una metrГіpolis igual que BerlГ­n. AcГЎ abundan los rincones inaccesibles Con El Fin De los discapacitados No obstante Asimismo las personas mozo con la que relacionarse. El sexo es Algunos de los aspectos de su vida referente a las que Gehlhaar acento sin tapujos.

Las contenidos sobre su blog, titulado Frau Gehlhaar -“Señora Gehlhaar”- y no ha transpirado el de su libro sirven, de hecho, Con El Fin De romper tabúes. El volumen publicado a finales de el año anterior dispone de un sugerente título, Kann man da noch was machen?, traducible como Se puede allá todavía hacer una cosa?. A ese interrogante Gehlhaar responde frecuentemente. Algunos que preguntan quieren saber En Caso De Que aun permaneciendo en silla sobre ruedas puede tener sexo.

“Me han preguntado mucho si podría tener relaciones sexuales”, dice Gehlhaar. “Yo veo que la sexualidad resulta una parte sobre mi vida, Por qué rechazar esa pieza por el simple hecho de estar discapacitada? Elaborar eso resulta una sandez. Soy la persona y, igual que cualquier otra, tengo necesidades sexuales, las mismas que todo ser que tenga hormonas”, aclara.

Gehlhaar ha respondido en multitud sobre ocasiones a la pregunta: “Puedes tener sexo?”. En broma, suele aseverar que la novia, de tener sexo, “suele bajarse de la silla, si bien nunca siempre”. Le ha tocado dar explicaciones a colegas, desconocidos y, más recientemente, a periodistas en estudios sobre radio y platós sobre tele.

“SIMPLEMENTE TÓMAME”

En su libro cuenta que hace unos diez años de vida, al poquito de regresar a Berlín, en Durante la reciente citación que tuvo con una ginecóloga en la capital germana, la doctora nunca salía de su asombro cuando Gehlhaar pidió iniciar a adoptar la píldora anticonceptiva distinta a la que acostumbraba. “Está tú entonces en circunstancia de tener relaciones sexuales?”, preguntó la ginecóloga, para sorpresa sobre la mozo. “Reí muy gran por afuera y no ha transpirado lloré por dentro”, cuenta Gehlhaar en su ejemplar de “historias del conmemoración a aniversario de la chica en silla de ruedas”.

Con ligues Ademí¡s le ha pasado. La noche en la que Gehlhaar terminó yéndose a hogar con un menudo con el que había quedado en principio de escoger algo, estando los 2 debido a en la cama, él preguntócomme “desplazándolo hacia el pelo hoy por hoy qué hacemos?”. La novia respondió, aun sabiendo que él se refería a cómo seguir Incluso el final aquella noche sobre sexo ocasional, “No me digas que es tu primera oportunidad?”. Después de las risas, la novia le terminó diciendo: “Simplemente tómame”.

Gehlhaar no se cansa sobre subrayar que utilizar la silla de ruedas de desplazarse nunca cambia para ninguna cosa el sexo. “La enorme ‘novedad’ serГ­В­a que el sexo con discapacidad serГ­В­a igual que carente discapacidad. Estriba en eso, tener sexo, llegar al orgasmo y no ha transpirado entonces alguno ya dispone de lo que buscaba, debido a puede uno irse a su morada o darse la dorso y no ha transpirado dormir”, segГєn la mozo escritora y no ha transpirado bloguera.

Su exposición pública ha crecido con la aparición sobre su libro. Éste debido a va por su segunda edición. Verse de nuevo respondiendo a preguntas referente a su sexualidad le llevan a plantearse cosas acerca de la sociedad alemana. “Por qué debería yo hablar más acerca de este argumento que otra alma sexualmente activa?”, plantea. “Creo que existe alguna cosa problemático en la colectividad cuando yo tengo que hablar más de sexo”, añade.