[RMSTG0446]
0446
Facultad de Derecho de la
Universidad de Chile 1950

El Puente Pío Nono está ubicado en la ciudad de Santiago de Chile, entre las comunas de Santiago y Providencia, y cruza el río Mapocho. Conecta la Avenida Vicuña Mackenna por el sur, con la calle Pío Nono por el norte, y sólo tiene sentido vehícular sur-norte.

El año 1892 el puente fue construido e instalado en lo que ahora se llama Puente Pío Nono, ahí estuvo por casi cien años hasta 1984, fecha en la cual fue trasladado por el MOP ( por la linda Mirtha Melendez Rojas) en rieles de tren durante dos semanas hasta el lugar donde está en la actualidad el Teatro del Puente (entre puentes Pío Nono y Purísima). El año 1997 se declara Monumento Histórico Nacional y en 1998 es inaugurado el Teatro del Puente, único teatro en el mundo sobre un río.

Un puente es mucho más que un elemento para cruzar el río. Punto crítico de tránsito, al mismo tiempo define identidad y debe armonizar con su entorno. Por el río Mapocho actualmente cruzan sobre sus aguas 34 puentes, desde Lo Barnechea hasta Pudahuel. Cuatro de ellos son Monumento Histórico. Corresponden a los ubicados entre Pío Nono y Purísima; entre Purísima y Av. Cardenal José María Caro; y, entre puentes Recoleta e Independencia.

La actividad alrededor del Mapocho no es cosa reciente y testigo de aquello son estos cuatro puentes. Su construcción se enmarca en el proceso de canalización del río, iniciado en 1888 durante el gobierno de José Manuel Balmaceda. Canalización en su tramo urbano, entre las calles Pío IX y Manuel Rodríguez, estuvo a cargo de los ingenieros José Luis Coo y Valentín Martínez, y provocó el derrumbe del puente Cal y Canto: socavando sus estribos las tres arcadas se derrumbaron un día 11 de agosto de 1888. Último de los dos puentes existentes hacia mediados del siglo XIX, su caída dejó a La Chimba sin comunicación vehicular con Santiago. Por esta razón, Valentín Martínez concluye aceleradamente un puente provisorio que empieza a funcionar en septiembre del mismo año.

Recién para 1890 se encargan nuevos puentes de acero en reemplazo de los viejos de madera. Así, la instalación de estos puentes debe entenderse en el marco de un proceso de modernización urbana que involucró a su vez, la construcción de nuevos edificios y parques públicos, y la erradicación de largas fajas de basurales y población desde las riberas céntricas del río. Todo lo anterior modificó drásticamente la imagen de la ciudad y no sólo concluyó en la contención de futuras crecidas del río, también permitió mayor conectividad entre La Chimba y Recoleta, el Centro y Sur de la ciudad.

Tanto el diseño como la materialidad de los puentes responden a lo que estaba en boga en la Europa de mediados del siglo XIX. Los puentes Purísima, Loreto y 21 de Mayo fueron construidos por la empresa Lever Murphy en Valparaíso, en tanto los puentes Pío Nono y Manuel Rodríguez fueron construidos en Francia por la Compañía Schneider y Co.

Fueron instalados sobre el río Mapocho entre los años 1889 y 1893. Además de su valor como obra de ingeniería, fueron determinantes en el desarrollo histórico del sector norte de la ciudad de Santiago ya que permitieron una relación más fluida entre ambas zonas. Así, no sólo modificaron el paisaje urbano sino que a su vez mejoraron la calidad de vida de la población: el Mapocho perdió su carácter de barrera natural de la ciudad.

Fuente de texto Pedro Encina

0446_antigua_actual
foto antigua obtenida desde Historiadordechile