[RMSTG0294]
0294
Estación Central 1905

El actual barrio Estación Central correspondía, a mediados del siglo XIX, a una zona agrícola adyacente a Santiago denominada “Chuchunco”.

La construcción de la primera estación de ferrocarriles en 1857 cambió paulatinamente el nombre del sector, asociándolo a la llegada de los trenes. La Estación Central transformó la fisonomía rural existente, originando un barrio ferroviario y urbano.

El primer terminal, que miraba hacia la llamada “boca de la Alameda”, era un galpón de 200 metros de frente y 800 de fondo hacia el sur, con cuatro andenes que podían albergar igual número de trenes. Ese mismo año se inauguró el servicio de ferrocarril urbano mediante carros de sangre (a caballo), con el tramo Estación Central-Universidad (calle Arturo Prat).

Posteriormente, dos edificios a cada lado de la entrada contuvieron las oficinas de los ferrocarriles al sur (Concepción) y al norte (Santiago-Valparaíso).

En 1860 comenzó la subdivisión de la propiedad en el sector: Domingo Ugarte creó la “villa de Ugarte”, ubicada entre la Alameda de las Delicias y el Callejón de los Patos (hoy calle Antofagasta), y entre las calles Conferencia y Abate Molina, por el poniente y oriente respectivamente. Con el tiempo surgieron también las calles Bascuñán Guerrero, Unión Americana y Hermanos Ugarte (San Alfonso). Al norte de la Alameda, el barrio se relacionaba con la Quinta Normal de Agricultura de 1841 y la Escuela de Artes y Oficios, levantada en 1886 en avenida Chuchunco, hoy Ecuador (De Ramón, Armando. “Estudio de una periferia urbana: Santiago de Chile 1850-1900”, p. 285 y 286).

Hacia finales del siglo XIX, fueron construidas dos nuevas poblaciones, San Eugenio y San Vicente. La primera, al sur de la población Ugarte; San Vicente, de la Sociedad de Talleres de San Vicente de Paul, en las calles Exposición y Bascuñán Guerrero.

Al oeste de ellas, se edificaron tres poblaciones más: la Valdés, la Santa María (cerca del ferrocarril a Melipilla) y la Ruiz Tagle o Chuchunco, en la calle del mismo nombre. Aunque estas poblaciones albergaban a una emergente clase media, hubo también muchas personas -en su mayoría inmigrantes de zonas rurales- viviendo en conventillos.

En 1897, se hizo una transformación de la Estación Central: se construyó una gran estructura metálica que hasta hoy cubre todo el sector de andenes. Por aquellos años también se inició la configuración del sector como un puerto urbano: hoteles, cantinas, prostíbulos y otros espacios de sociabilidad popular donde se bailaba cueca y leía la lira popular. La Plaza Argentina, inaugurada en 1903 frente a la estación, se convirtió en un masivo espacio público. Poco después, el terminal fue conectado con los estaciones de Yungay y Mapocho, originando el ferrocarril de circunvalación. Ese paisaje urbano marginal fue retratado por el escritor Joaquín Edwards Bello en su célebre novela El Roto, de 1920.

En las décadas siguientes el barrio siguió expandiéndose, ya que en 1946 arribó el Hogar de Cristo, asilando a miles de marginales. En 1961 se inauguró el campus de la Universidad Técnica del Estado. En 1974 fue abierta la Catedral de la Iglesia Evangélica en la Alameda; poco después la Universidad de Santiago, ex Universidad Técnica del Estado. Recientemente, se han instalado en el barrio modernos terminales de buses y centros comerciales que conviven con el concurrido núcleo comercial de la calle Meiggs, nombre otorgado en honor al empresario ferroviario Henry Meiggs. Todos estos espacios confluyen en torno a la Estación Central de Ferrocarriles, la más importante del país.

fuente texto: http://www.memoriachilena.cl

0294_antigua_actual foto antigua obtenida desde https://es.pinterest.com/