[RMSTG0278]
0278_
Librería y Editorial Nascimento Ahumada 125

En 1986, tras 67 años de prolífica trayectoria, la Editorial Nascimento debió cerrar sus puertas terminando con ello una etapa inigualable en la historia de la literatura chilena.

Nascimento había iniciado sus actividades editoriales en 1917, gracias al impulso de su gestor Carlos George-Nascimento, quien recibiera como herencia de su tío Juan Nascimento parte de la librería del mismo nombre. Este joven portugués, recién arribado a Chile en 1905, desconocía por completo el mundo de los libros, solo contaba con el deseo de promover la creación literaria nacional y la enorme fe en el talento de los escritores chilenos.

En aquellos tiempos publicar un libro implicaba enormes esfuerzos. Los autores nacionales para difundir sus obras debían recurrir a las autoediciones de mínimo tiraje, pues no existían los medios para que los libros circularan por todo el país. Y aunque no era fácil iniciar una empresa editorial, Carlos George-Nascimento tuvo una visión: “imponer el libro chileno literario como manifestación evidente de una literatura chilena”.

El acto inaugural de la Editorial Nascimento fue la impresión de una segunda edición del libro Geografía Elemental de Luis Caviedes en 1917. Esta publicación le otorgó a Carlos George-Nascimento significativas ganancias, reafirmándolo en la idea de que una empresa editorial tenía grandes perspectivas en Chile. Logró contactarse con dos intelectuales chilenos que lo asesoraron en sus inicios: Eduardo Barrios y Raúl Simón. Junto a ellos puso en marcha su editorial.

El éxito logrado con sus primeras publicaciones, lo impulsó a comprar su propia imprenta. En 1923 adquirió una antigua máquina Marinori y arrendó un taller para aumentar su producción. Aquello marcó el comienzo de su brillante carrera editorial y ese año, emprendió la tarea de imprimir la primera edición en Chile de Desolación de Gabriela Mistral. Luego, en 1923, trabajó en Crepusculario de Pablo Neruda.

Con el paso del tiempo, Carlos George-Nascimento fue progresivamente seducido por el espíritu cultural de su proyecto, dejando de lado la orientación comercial que alguna vez tuvo su empresa. Gracias a ello, ya en 1931 la editorial contaba con un amplio catálogo de autores y obras editadas. Paralelamente, y en esa misma dirección, inauguró la tradición de las tertulias literarias, que convocaron a muchos escritores de la época todos los sábados en su librería.

Carlos George-Nascimento falleció en 1966. Hasta ese momento, su editorial ya había publicado más de 5 mil títulos. Su obra la continuó su hijo Carlos, quien estuvo al mando hasta 1986, fecha en que se anunció el cierre de la editorial. Uno de sus mayores aportes fue la publicación de la serie autobiográfica ¿Quién es quién en las letras chilenas?

fuente texto http://www.memoriachilena.cl

 

IMG_0126
foto antigua obtenida desde http://www.fundacionlafuente.cl/