[RMSTG0178]
0178
Vista de Santiago desde el cerro Santa Lucía 1940

“Caupolicán” constituye una de las obras más famosas de Santiago y de todo Chile, además de ser la popularmente más conocida del pionero de la escultura chilena, Nicanor Plaza (1843-1918), el mismo autor de los desaparecidos perfiles de bronce con los rostros del Monumento de los Historiadores de la Independencia, junto a varias otras piezas ornamentales de la ciudad.

Hay algo solemne en esta figura que, por décadas, se ha creído retrata a nuestro Hércules araucano, el mismo toqui que se echara al hombro un tronco durante toda una noche, motivando a don Alonso de Ercilla a registrar su epopeya en “La Araucana”.

Su musculatura perfecta y enérgica semeja los estudios de maestros renacentistas como Miguel Ángel o Leonardo, como homenajeando la anatomía ideal del ser humano. Es tan fuerte y expresiva la posición en que se encuentra el personaje, con un arco en sus manos (o una chueca, según otros, pero claramente es el palo de un arco que el persona dobla para tensar la cuerda en él), y una masa y un carcaj de flechas en el suelo, que incluso desplazó las tradicionales figuras del caudillo indígena con el pesado tronco a cuestas, convirtiéndose en la más conocida y recurrida las representaciones de Caupolicán. Fue el icono utilizado, por ejemplo, en la época de gloria del Teatro Caupolicán de calle San Diego, y también por las históricas Farmacias del Indio, que estaban en Alameda Bernardo O’Higgins esquina Ahumada.

Aparentemente, la estatua estuvo en el Salón del Yeso de París de 1868, pero fue presentada como “Caupolicán” recién en la Exposición de Artes e Industrias de 1872, que se realizó durante la Intendencia de Santiago don Benjamín Vicuña Mackenna, con el flamante edificio del Mercado Central como parte de la muestra. En el certamen ganó la medalla con el primer lugar. Han existido desde entonces varias copias del “Caupolicán”. La más contemplada quizás sea la del Museo de Bellas Artes, pero una de las más famosas fue instalada en el Estadio Nacional, otra en la Escuela de Carabineros y otra más en el Club Hípico, la más conocida de Santiago después de la que está en el cerro. También se la colocó en dependencias de la Universidad del Bío-Bío, en Concepción, y en el Parque de Lota donde parece estar la original hecha en Francia y que sirvió a los moldes. Hay algunas en manos de particulares y anticuarios, al parecer. Sin embargo, la más popular y “oficial” es la estatua de bronce del Cerro Santa Lucía, sobre la roca que señalaba el antiguo camino por el Desfiladero del Paraguay (en la cara poniente del cerro).

Observando el “Caupolicán” del Club Hípico, ubicado más bajo y accesible a la vista del observador que el del Santa Lucía, se advierte la firma de Plaza en la base, junto al pie derecho del personaje. Del otro lado, en el pie izquierdo, confirmamos en la rúbrica del fabricante que la fundición de la obra quedó en manos de la casa francesa Thiebaut et fils, la misma que fundió la estatua de Diego Portales de la Plaza de la Constitución.

Esta instalación habría tenido lugar hacia 1910 según la información de la que disponemos, a propósito de las obras de hermoseamiento de la ciudad para el Primer Centenario de la Independencia de Chile. Fue el colega de Plaza, don Ricardo Richon Brunet, académico de la Escuela de Bellas Artes y Secretario General de la Exposición Internacional del Centenario, quien propuso colocar allí la figura. Desde ese momento, la presencia de la estatua fue tan determinante en este lugar que la Terraza del ex Castillo González, en la cara Sur del cerro, pasó a ser llamada Terraza Caupolicán, como se la conoce hasta nuestros días, aunque Oreste Plath sugiere en “El Santiago que se fue”, que este patio-mirador ya había sido bautizado con el nombre del héroe indígena cuando se fundó allí el viejo Teatro Santa Lucía, pasados sólo dos años de la inauguración oficial del paseo, por el lado donde estaba el restaurante

fuente texto http://urbatorium.blogspot.com

0178_antiguo_actual
foto antigua obtenida de FotosHistoricasDeChile