[RMSTG0199]
0199
Edificio del Seguro Obrero
Morandé con Moneda años ’40s.

Se aproxima otro aniversario de un escalofriante acontecimiento de nuestra historia: la Masacre del Seguro Obrero, donde 59 muchachos nacionalistas alzados fueron masacrados en el edificio del Barrio Cívico capitalino, el fatídico 5 de septiembre de 1938.

Lástima por el destacado arquitecto nacional Ricardo González Cortés: Cuando el Gobierno de Carlos Ibáñez del Campo le encargó la construcción de los edificios de la Caja del Seguro Obrero, jamás creyó que su magnífica y principal obra, enclavada orgullosa al lado de La Moneda, sería bautizada después con una catarata de sangre joven, hacia el final del Gobierno del Presidente Arturo Alessandri Palma.

González Cortés echó manos a tableros y planos. En 1928 propuso el edificio sede con aspecto de torre, de 12 plantas más un mirador, que mezclaba elementos clásicos con otros más modernos provenientes de la escuela del Art Deco.

No se puede negar el atractivo de la construcción y su aspecto destacado dentro del conjunto de la Plaza de la Constitución. Un atractivo algo siniestro, después de los hechos allí acontecidos.

Cabe señalar que González Cortés también fue el arquitecto de los dos edificios vecinos al del Seguro Obrero, por Morandé y por Moneda, y por eso esta cuadra en particular se observaba tan especialmente coherente dentro de la urbanística santiaguina y del Barrio Cívico. También concibió la Población Caja del Seguro Obrero, en Calle Valenzuela Castillo de Providencia, villa terminada en 1929 y declarada zona típica el año 2000.

La Torre de la Caja del Seguro Obrero Obligatorio y Empleados Particulares quedó terminada en 1931. Tenía una monumental entrada tipo arco y su sala interior se abría en los primeros pisos. Algunos vitrales decoran sus ventanales. Exteriormente, llaman la atención sus escudos y su torreón superior, de apariencia cupular, como de observatorio.

El aspecto imponente y majestuoso del edificio no fue bien recibido por todos, sin embargo. Se le criticó por restarle presencia al Palacio de la Moneda, de sólo tres pisos. Esto, sumado al proyecto de levantamiento del Hotel Carrera en la esquina de Agustinas con Teatinos poco después, convenció a los críticos de construir la Plaza de la Constitución en toda la manzana, que permitiera a La Moneda recuperar su solemnidad y presencia en el Barrio Cívico. La remodelación de la plaza comenzó en 1935, sólo tres años antes de la matanza.

Cuando se produjo la masacre de muchachos revolucionarios, la sociedad comenzó a llamar a la enorme construcción como “La Torre de la Sangre”, nombre que persiste hasta nuestros días cuando se rememoran estos acontecimientos.

Actualmente, para ironía del destino, este edificio escenario de una de las más horrorosas masacres de la historia de Chile es la sede del Ministerio de Justicia desde noviembre de 1989, cuando esta cartera de Estado encontró su primera base propia luego de muchos años peregrinando por distintos recintos. El barrio en su entorno ha cambiado mucho; pero, en general, el edificio se mantiene tal como en sus primeros años, cuando albergaba a la Caja del Seguro Obrero Obligatorio.

Una placa a un costado del edificio recuerda el terrible hecho histórico que aconteciera en su interior, y del que hablaremos a futuro.

fuente del texto http://urbatorium.blogspot.com/

0199_antiguo_actual
foto antigua obtenida de FotosHistoricasDeChile