[RMSTG0072]
0072
Benjamín Vicuña Mackenna
inaugurando  Cerro Santa Lucía 1874.

Los españoles consideraron aspectos estratégicos para tomar la decisión de sentar el campamento en el Huelén, tanto por la posición privilegiada para defender la ciudad como también por la posible voluntad cooperadora de los indígenas de Huelén Huara, en un principio. Sin embargo, todavía muchos conjeturan sobre las razones que llevaron a Valdivia a rebautizar el Huelén como Santa Lucía, generándose incluso una suerte de debate sobre la legitimidad de este acto, entre algunos puristas solidarios de ciertos dogmas étnicos o indigenistas que insisten en llamarle Huelén en sus discursos o declaraciones.

La explicación más común que asume la convicción general sobre el nombre cristiano del cerro es que, como los hispanos habrían llegado a Santiago el 13 de diciembre de 1540, día de Santa Lucía de Siracusa, Valdivia rebautizó al peñón en su honor. Al respecto, existe un error en otra extendida referencia dada por la cada vez menos confiable Wikipedia y otras fuentes, en estos momentos, y donde se segura que el bautizo del cerro se debió a que ese día 13 “conquistaron” o “tomaron posesión” del mismo. Si bien existen autores que sugieren mayoritariamente la construcción de la primera ermita del cerro en ese día, cabe señalar que el primer campamento que los españoles levantaron en Santiago habría sido a los pies del Cerro San Cristóbal (del Cerro Blanco, según otros), no del Santa Lucía, de modo que estas afirmaciones no son del todo precisas.

Una explicación especial sobre las razones del nombre nuevo del cerro la ofrece Benjamín Vicuña Mackenna en su “Historia Crítica y Social de la Ciudad de Santiago” (1869). Según él, la posibilidad de que la llegada a Santiago de los expedicionarios hispanos haya coincidido con con el día de Santa Lucía de Siracusa es sólo estimativa (algunos autores dicen que fue el día 12, inclusive). Hace notar, en cambio, que los cerros que rodean la ciudad costera de La Serena también habían sido bautizados Santa Lucía, construyéndosele su respectiva ermita. La razón debe hallarse en algo que tengan en común ambos montes. Vicuña Mackenna agrega que Santa Lucía es conocida como la Abogada de la Vista, de modo que su invocación en la toponimia de estos cerros, en lugar de relaciones con fechas, podría deberse más bien a confiar a ella y a la situación geográfica en que se hallaban la vigilancia de las respectivas ciudades, para las cuales servían de mirador y observatorio preventivo de ataques indígenas.

Irónicamente, sin embargo, ha sido el propio Vicuña Mackenna uno de los que, indirectamente, ayudó después a establecer la creencia de que el nombre español del cerro es un homenaje al día de la santa, al hacer inscribir en el pedestal de la estatua de Pedro de Valdivia colocada en él la fecha del 13 de diciembre de 1540, como primer hito de su llegada al lugar.

Lo que sí es muy probable, como lo hace notar León Echaíz, es que el nombre de Cerro del Dolor no debe haber agradado a los españoles, inclinados a lo místico, a lo supersticioso y al temor por los malos augurios. Ésta habrá sido, acaso, la otra mitad de las razones que llevaron a cambiar de nombre del Huelén por el de Santa Lucía.

fuente del texto: http://urbatorium.blogspot.com

0072_antiguo_actual
foto antigua obtenida desde  http://www.memoriachilena.cl/